Greenpeace pide al nuevo Gobierno un compromiso urgente en la lucha contra el cambio climático

viernes, 1 de junio de 2018 11:46

  • La Ley de Cambio Climático y Transición energética no admite más demoras
  • La Ley Mordaza ha de ser derogada para garantizar la libertad de expresión y el derecho a la protesta pacífica

  • La organización ecologista elabora una lista de prioridades en la agenda de Pedro Sánchez


Ante el nuevo escenario abierto tras la moción de censura, Greenpeace considera que el nuevo Gobierno debe situar la agenda ambiental y el desarrollo sostenible en su lista de prioridades. Se hace necesario un cambio de modelo productivo que ponga en valor el medio ambiente y apueste por la transición ecológica de la economía. 

El derecho a un medio ambiente saludable, el cambio de modelo productivo, la lucha contra el cambio climático y la protección de la biodiversidad deben ser los ejes prioritarios del estado del bienestar que merece la ciudadanía”, ha declarado Mario Rodríguez Vargas, director de Greenpeace España “ La regeneración democrática implica dejar de criminalizar la libertad de expresión y el legítimo derecho a la protesta pacífica”, ha declarado el director de Greenpeace.

De cara al nuevo escenario que se abre, Greenpeace pide al nuevo presidente de Gobierno, Pedro Sánchez, que incluya en su agenda de prioridades los siguientes puntos:

  • La aprobación de una Ley de Cambio Climático y Transición energética que garantice la lucha contra el cambio climático y establezca el cierre de las centrales nucleares y el carbón y su sustitución por energías renovables en 2025.
  • Desbloqueo de la Proposición de Ley de Autoconsumo eliminando el llamado Impuesto al Sol.
  • Derogación de la Ley Mordaza y restitución de las garantías constitucionales de los derechos de reunión, manifestación y libertad de expresión.
  • Revisión de la actual política de apoyo a los acuerdos comerciales y de inversión para que priorice el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y la defensa de los derechos sociales y ambientales.
  • Convertir la conservación de la Biodiversidad en un pilar económico y de fuente de empleo. 
  • Establecer una política de prevención y extinción de incendios que tenga en cuenta la variable del cambio climático y las viviendas insertadas en un paisaje inflamable.
  • Abordar un pacto social por el Agua que garantice su sostenibilidad y buen estado respetando los caudales ambientales y demás exigencias de la Directiva Marco.
  • Impulsar un cambio de modelo productivo basado en la economía circular, con especial atención a las políticas de “residuos cero” basadas en la economía circular.