Escuelas de paz y libres de violencia

lunes, 12 de agosto de 2019 12:23


Desde Entreculturas se atiende y ofrece acceso a una educación de calidad a población refugiada y desplazada forzosamente en 18 de los países donde estamos presentes. Líbano, República Centroafricana, Sudán del Sur o República Democrática del Congo son tan solo algunos ejemplos. Incluso en contextos tan difíciles como los que supone refugiarse en otro país, para los niños y niñas refugiados ir al cole es una necesidad básica. Un curso escolar perdido puede tener consecuencias difíciles de abordar. Una generación perdida no podrá contribuir a la reconstrucción y reconciliación de su país.

Para los menores refugiados la escuela es un lugar seguro, un lugar necesario que les ofrece protección y educación, que los acoge. Y es especialmente imprescindible para las niñas, dada la violencia específica de la que son víctimas por su rol de género.

Desde Entreculturas y sus organizaciones socias, como el Servicio Jesuita a Refugiados (JRS) y Fe y Alegría, se aboga por la defensa de las escuelas como espacios seguros donde se proporciona una formación que garantiza una educación de calidad para la paz, de encuentro y de reconciliación.